¿En qué creemos?

Los pilares de nuestra fe


Jesús

Creemos que el hombre Jesús el cual históricamente nació hace aproximadamente 2000 años en Belén (Mateo 2:1); es el hijo de Dios y es el Verbo de Dios (Juan 1:1); que fue Dios desde la eternidad hasta la eternidad y se hizo hombre (Juan 1:14) para que por medio de su muerte y resurrección nos reconciliara con Dios Padre (Romanos 5:10). Leer más

Trinidad

Creemos en un único Dios (1 Timoteo 2:5; Gálatas 3:20), que está conformado por tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo (1 Juan 5:7; Mateo 28:19; 2 Corintios 13:14).

Espíritu Santo

También creemos en el Espíritu Santo como Dios (Salmos 139:7-8; Hechos 5:3-4), al igual que el Padre y el Hijo.

Al aceptar a Jesús como Señor y Salvador, Dios mismo viene a morar en nosotros en la persona del Espíritu Santo (2 Timoteo 1:14; Romanos 5:5; 1 Juan 4:15; Juan 14:23). El Espíritu Santo viene a morar con nosotros para siempre y nunca nos abandonará (Juan 14:16). Leer más

La Biblia

Antiguo Testamento


  • Génesis
  • Éxodo
  • Levítico
  • Números
  • Deuteronomio
  • Josué
  • Jueces
  • Rut
  • 1 Samuel
  • 2 Samuel
  • 1 Reyes
  • 2 Reyes
  • 1 Crónicas
  • 2 Crónicas
  • Esdras
  • Nehemías
  • Ester
  • Job
  • Salmos
  • Proverbios
  • Amós
  • Eclesiastés
  • Cantares
  • Isaías
  • Jeremías
  • Lamentaciones
  • Ezequiel
  • Daniel
  • Oseas
  • Joel
  • Abdías
  • Jonás
  • Miqueas
  • Nahúm
  • Habacuc
  • Sofonías
  • Hageo
  • Zacarías
  • Malaquías

Nuevo Testamento


  • Mateo
  • Marcos
  • Lucas
  • Juan
  • Hechos
  • Romanos
  • 1 Corintios
  • 2 Corintios
  • Gálatas
  • Efesios
  • Filipenses
  • Colosenses
  • 1 Tesalonicenses
  • 2 Tesalonicenses
  • 1 Timoteo
  • 2 Timoteo
  • Tito
  • Filemón
  • Hebreos
  • Santiago
  • 1 Pedro
  • 2 Pedro
  • 1 Juan
  • 2 Juan
  • 3 Juan
  • Judas
  • Apocalipsis

Rapto


El rapto es una verdad absoluta en la que creemos. Es el evento que los cristianos esperamos, la reunión con nuestro Señor Jesucristo en NUBES (1 Tesalonicenses 1:10, 4:17) y todos aquellos Santos que duermen en él (murieron), donde nuestro cuerpo (de sangre y carne) será transformado en un abrir y cerrar de ojos, para tener el cuerpo de gloria el cual obtuvo Jesús cuando resucito (1 Corintios 15:52-54). Un cuerpo no de carne ni de sangre, sino hecho de gloria; ya que es necesario que Jesús nos libre de aquello que nos aflige, ¡nuestro cuerpo!; llamado por Pablo “cuerpo de muerte” (Romanos 7:22-25; Filipenses 1:6).

Hoy en día estamos presenciando hechos profetizados en la biblia que nos muestra la cercanía del Rapto. Jesús dijo “De la higuera aprended la parábola. Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está CERCA” (Mateo 24:32)

La importancia del bautismo en el Espíritu - Parte 8